4 aspectos en seguridad de un auto mecánico y automático

¿Qué factores de seguridad hemos de tomar en cuenta al momento de decidir entre un auto mecánico y automático? Averígualo aquí.

4 aspectos en seguridad de un auto mecánico y automático
¿Cómo procurar tu seguridad y la de tus seres queridos en un auto mecánico o automático? Primero, resulta necesario comprender la , pues cada transmisión implica un estilo de manejo, por lo tanto, tienen distintos aspectos de seguridad a considerar. Hoy en día,  prefiere automóviles con transmisión manual, sin embargo, esto no significa que los vehículos automáticos no sean adquiridos, al contrario, son igualmente cotizados por los chilenos, pues posee características distintas que logra que ciertos grupos prefieran este estilo por sobre el otro.

¿Cómo se diferencian el auto mecánico y el automático?

La distinción principal tiene que ver con la caja de cambios. En un auto mecánico, esta posee de 5 a 6 marchas, una más veloz que la otra en rapidez progresiva, a las que puedes acceder moviendo la palanca hacia enfrente y pisando el pedal de embrague. De este modo, si quieres aumentar la velocidad, deberás ir cambiando de marcha, sincronizando bien este movimiento con el embrague. Los autos de transmisión automática, en cambio, tienen una caja simplificada. Esta ya no usa marchas numéricas, sino que simplemente ofrece al conductor la opción de avanzar (D), retroceder (R), estacionarse (P), o poner el auto en marcha neutral (N). Por ello, el pedal de embrague no es necesario en estos modelos.

La seguridad en los autos automáticos y mecánicos

Cabe destacar, que ambos vehículos son igual de seguros. Sin embargo, cada auto tiene sus características en cuanto a seguridad que, en algunos casos, son distintas, pero en otros se asemejan. Estas son algunos aspectos que debes saber:

1. Destreza para dividir tu atención

Un auto mecánico requiere que utilices una mano para cambiar de marcha constantemente. Esto implica una destreza al dividir tu atención entre el volante y la palanca, por ende, debes acostumbrarte a que tus manos realicen movimientos independientes al mismo tiempo. En cambio, los autos de transmisión automática no requieren que interactúes de manera tan frecuente con la caja de cambios, promoviendo así un estilo de manejo más simple. Ambos vehículos, sin embargo, requieren que dejes completamente libre el espacio alrededor de la palanca, buscando eliminar cualquier obstáculo que pueda impedir el movimiento de tu brazo.

2. Maniobrabilidad

Ahora bien, el hecho de que los autos automáticos promuevan una conducción a dos manos, y los mecánicos requieran que cada mano haga un trabajo diferente, no representa un riesgo de seguridad. Es, más bien, un estilo de manejo distinto, al que puedes acostumbrarte con la práctica.

3. Precaución con los tapetes

Es necesario hacer una elección muy cuidadosa de tapetes de interior, sobre todo aquellos que van bajo los pies del conductor. Estos deben de ser del tamaño adecuado para que, en ningún momento, puedan presionar los pedales o impedir que el piloto no los pise de manera adecuada. Esto resulta particularmente importante en el caso de los autos mecánicos, porque existe el embrague.

4. Control según el terreno

La transmisión mecánica permite que tengas mayor control sobre la potencia y el cambio de marchas; un aspecto relevante al conducir por carretera, pues así obtienes más sensibilidad respecto a cómo se mueve tu automóvil. Al manejar por zonas urbanas, sin embargo, la simplicidad de la transmisión automática te permitirá poner toda tu atención en el tráfico u otras congestiones viales.

¿Qué elegir?: auto mecánico o automático

Todo depende de ti. La elección se trata de tu estilo de manejo, pues ambos tipos de  y su principal distinción recae en cómo deseas controlar su marcha. En los otros aspectos -cinturones y asientos, airbags, maniobrabilidad- tanto el automático como el mecánico podrán cumplir con tus estándares de seguridad. Ahora la pregunta es: ¿Qué vehículo encaja más contigo?

Últimos artículos