Chequeo automóvil: ¿qué debo revisar constantemente?

Descubre en qué consiste un correcto chequeo (automóvil) y todos los aspectos que debes considerar para mantener tu vehículo siempre al día.

Chequeo automóvil: ¿qué debo revisar constantemente?
Tener tu vehículo funcionando al 100% te brinda confianza y seguridad al transitar por la ciudad o en la carretera. Sea nuevo o usado, realizar un chequeo automóvil de forma regular reducirá las probabilidades de que se produzcan fallos. Además, esto prolongará su vida útil y la inversión que realizaste.

6 elementos que no deben faltar en el chequeo de tu automóvil

Conoce todos los elementos del mantenimiento automotriz que debes revisar constantemente para evitar problemas mayores en tu vehículo:

1. Fluidos y líquidos

Los aceites son fundamentales para la vida del motor, ya que son los encargados de lubricar y limpiar las piezas del sistema. Al revisar y cambiar a tiempo el aceite de motor, lo estarás protegiendo del desgaste prematuro y la corrosión. En modelos recientes, algunos aceites pueden cambiarse cada 30.000 km. Los vehículos de 10 años o más utilizan aceites con cambios entre los 7.000 y 15.000 kilómetros. Lo ideal es chequear su nivel cada 1.500 km y seguir las recomendaciones del fabricante. También es importante utilizar el tipo de aceite sugerido al realizar el chequeo de automóvil. Por otra parte, debes cambiar el refrigerante a los 50.000 kilómetros, según algunos fabricantes. Verifica su nivel cada 20.000 km o cuando el indicador de temperatura aumente más de lo normal.

2. Filtros

Al realizar el mantenimiento y reparación de vehículos, es importante cambiar los diferentes filtros. Cada uno tiene una vida útil determinada, pero los que deben cambiarse con mayor frecuencia son los de aceite y combustible. Igualmente, el filtro de aire debe cambiarse normalmente entre cada 10.000 y 15.000 km.

3. Batería

Algo básico en la revisión técnica vehicular es el estado de la batería, ya que es su principal fuente de energía eléctrica. La duración de este componente es limitada y dependerá del tipo de batería, modelo del vehículo y uso que le brindes. En este sentido, lo recomendable es revisarla, puesto que pueden ser sensibles a cambios de temperatura.

4. Frenos, neumáticos y amortiguadores

El “triángulo de seguridad activa” del vehículo, compuesto por los neumáticos, los frenos y amortiguadores, es esencial en el mantenimiento automotriz. Estos tres elementos son primordiales para el funcionamiento de auto y tu seguridad al manejar. Por ello, son componentes que requieren de una revisión técnica vehicular periódica. En el caso de los neumáticos, es importante chequear el nivel de aire, así como alinear y balancear 2 veces al año. Los frenos deben evaluarse regularmente y su vida útil dependerá del uso que le des. Lo ideal es que los chequees anualmente. Mientras que los amortiguadores debes revisarlos cada 20.000km para garantizar su funcionamiento.

5. Sistema de iluminación

Se trata de otro elemento prioritario para la seguridad, ya que en la noche la visión y el campo visual del conductor disminuyen. Revisar de forma regular las luces contribuye a evitar accidentes y facilita la circulación nocturna. En este caso, lo ideal es realizar una revisión técnica anual, y estar atentos a cualquier desperfecto o bombillo quemado.

6. Correa de distribución

En todo manual de mantenimiento y reparación de vehículos se indica cuándo cambiar este elemento que es vital para el motor. Es la encargada de sincronizar su funcionamiento y, en caso de romperse, representa una de las reparaciones más costosas que puedes enfrentar. Por ello, debes seguir las indicaciones del fabricante y estar atento si hay cambios en su estado.   Pensando en tu seguridad, en  contamos con un servicio posventa que te orientará en cada servicio técnico y revisión según el modelo de tu vehículo. De este modo, protegerás tu inversión y podrás circular con total tranquilidad en tu vehículo.

Últimos artículos