¿Qué problemas pueden presentar los vehículos nuevos?

Descubre algunos detalles comunes que pueden presentarse en vehículos nuevos y qué puedes evitar con un buen control automotriz.

¿Qué problemas pueden presentar los vehículos nuevos?
Antes de salir al mercado, las casas fabricantes someten a un riguroso control de calidad cada uno de sus vehículos nuevos, y hoy este  se encuentra en su punto más alto. Esto garantiza que puedas utilizarlos con total confianza sin tener que visitar por un tiempo el taller. No obstante, aunque se esperaría que fuese un auto "a prueba de balas" que justificara el gran esfuerzo económico realizado, debes saber que puedes encontrarte con algunos detalles a los cuales prestarás más atención desde hoy.

Fallas automotrices más comunes en vehículos nuevos

Naturalmente los autos requieren una  y el cambio constante de fluidos y combustible. Conocer las fallas automotrices que con más frecuencia se presentan, te permitirá saber qué tendrás que comprobar antes de salir rodando sobre tu nuevo compañero de viajes.

1. Un motor irregularmente ruidoso

Cuando el motor está nuevo apenas sientes que está encendido. Así que, presta mucha atención al ruido que produzca. Si notas sonidos de traqueteos, golpes o salpicaduras, podría ser una mala señal. En realidad, por su alta presión de aceite, las partes metálicas no deberían generar roces o chillidos, pues eso indicaría que existe desgaste.

2. Problemas de arranque y batería

Para que tu motor encienda perfectamente, estos dos componentes trabajan en equipo. No obstante, algunos elementos del motor de arranque (como el relé o solenoide) tienden a desgastarse. Aunque no es lo que se espera, en su traslado al concesionario puede que haya surgido alguna falla que pasó desapercibida en las pruebas de calidad. Por ello, asegúrate de encenderlo varias veces y presta atención al ruido que produce. No deberías escuchar traqueteos y no debe existir ningún problema en el tiempo de encendido.

3. Humo excesivo en el sistema de escape

Es natural que tu vehículo produzca gases de escape mientras esté encendido. De hecho, lo habitual es que estos gases sean incoloros en condiciones climáticas normales. Por lo tanto, si notas que la cantidad es excesiva y tiende a tornarse de algún color específico, puede ser una mala señal. En este sentido, un humo en el tubo de escape color blanco indica que puede haber fugas de refrigerante, mientras que si se torna oscuro puede que el motor esté quemando demasiado combustible. Finalmente, si el humo tiende a ornarse color azul, es posible que esté entrando aceite en la cámara de combustión.

4. Defectos en el sistema de suspensión

Puede que algunos problemas no se perciban de inmediato en todo el proceso de prueba y puesta en marca de tu auto nuevo. Por ejemplo, los defectos en la suspensión pueden aparecer en plena experiencia de manejo. Sin embargo, de no corregirse pronto podrían afectar la dirección del vehículo. En vista de que el auto es nuevo y cuentas con garantías, es importante que prestes minuciosa atención a estos detalles. Así, podrás acudir a tiempo al servicio automotriz para que puedan verificar en profundidad el problema y evitarás que otros componentes se dañen.

5. Sistemas electrónicos y multimedia

Algunos detalles de fábrica pueden corregirse perfectamente por medio del servicio automotriz que ofrezca la casa concesionaria, aunque suceden con muy poca frecuencia. Pero existe una frecuencia mayor de fallas en los sistemas electrónicos y aplicaciones multimedia incorporadas, como controles asistidos de conducción, funciones y pantallas, bluetooth, entre otros. Por ello, es fundamental prestarles atención en el proceso de verificación. En definitiva, es una ventaja saber  Así que, sea que decidas comprarlo nuevo o usado, te invitamos a ver todas las opciones que tenemos para ti en sergioescobar.

Últimos artículos